Cuando las cosas no se rompen

Fundada en una pequeña ciudad bávara en Alemania, Schott Zwiesel comenzó en 1872 con el objetivo de crear cristalería duradera. 


Conforme fue pasando el tiempo, no solo fueron desarrollando tecnologías vanguardistas para su época sino que siempre mantuvieron el ritmo de la innovación para que sus productos de vidrio cumplieran con la promesa de “no se rompen”.


En 2001, por ejemplo, fueron los que introdujeron el Tritan Cystal, una tecnología exclusiva de de la marca para producir un vidrio “extremadamente duradero, resistente a roturas y a arañazos”. Y, de nuevo adelantados a su tiempo, también es ecológico porque no tiene plomo y es completamente reciclable. 


¡Y esto fue en 2001!


Como si fuera poco, sus diseños son reconocidos por profesionales de la hostelería alrededor del mundo e incluso por aficionados del vino. Y es que si transparencia y el brillo de sus copas hace que se resalten los colores y los aromas de cada bebida. 


Al final, la historia de Schott Zwiesel es una de tradición, innovación y excelencia. Con su cristalería, la marca ha logrado un equilibrio perfecto entre belleza y durabilidad, estableciendo un estándar en la industria que solo ellos han logrado como líderes. 


Para aprender más de Schott Zwiesel, visita cualquier tienda Corinne para que nuestros expertos te ayuden a encontrar tus copas y vasos. 




Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.